Bajo Ebro – Una historia milenaria

Zaragoza La Provincia Bajo Ebro

Las primeras poblaciones de la Ribera Baja que el viajero procedente de Zaragoza encuentra a su paso son Pina de Ebro y Quinto. Ambas tienen en común cuantiosos retazos de historia, visibles aún en escondidas aljamas judías, palacios renacentistas e interesantes muestras de arte mudéjar. En el caso de Pina, se advierte la maestría de los constructores moriscos en el convento franciscano de San Salvador y en la torre de Santa María, mientras en Quinto descuella la señorial iglesia de la Asunción, sobre un elevado promontorio.

A continuación aparecen Gelsa y Velilla de Ebro, dos localidades relacionadas con una colonia romana. La primera, con sinuosas callejuelas de sabor morisco, toma su nombre del asentamiento de la Antigüedad situado junto a la segunda, en un lugar privilegiado de la vega del río. Allí asombran al visitante las ruinas de Celsa, ciudad fundada el año 44 a.C. por Marco Emilio Lépido, aliado de Julio César, en el solar de un poblado íbero anterior.

A pesar de su inicial prosperidad, el enclave fue abandonado unas décadas después de su creación, lo que ha permitido desenterrar casi intacta parte de su trama urbana, surcada por anchas calles pavimentadas. Éstas regulan el tránsito hacia edificios públicos y viviendas, decoradas con pinturas y originales mosaicos conservados “in situ”. Junto al yacimiento se ha construido un centro de interpretación donde exponen abundantes objetos procedentes del mismo y se cuenta su historia. Pero los atractivos de Velilla no se agotan en la antigua Celsa pues también merece la pena acercarse hasta la iglesia mudéjar de Nuestra Señora de la Asunción y a la ermita de San Nicolás de Bari, con un ábside románico y una campana que, según la leyenda, repica sola, sin la intervención de ningún campanero, cuando se produce algún suceso especialmente luctuoso.

Si te gusta y quieres leer más información sigue el siguiente enlace: Bajo Ebro

Anuncios

Acerca de zaragozaprovincia

La provincia de Zaragoza es tierra rica en contrastes culturales, con una gran oferta de espacios naturales, de ocio y diversión.
Esta entrada fue publicada en Bajo Ebro, Espacios Turísticos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s